El Colegio “Francisco Llopis”  cuyo titular es la Parroquia Asunción de Nuestra Señora de Llíria, es una obra eclesial de educación cristiana. Nos identificamos con la misión de la Iglesia y su presencia en el campo educativo, promoviendo la educación integral de la persona.

Pretendemos que el Colegio sea una comunidad humana en la que jóvenes de origen y condiciones diferentes puedan educarse unos junto a otros en la comprensión y ayuda mutua, aceptando plenamente los valores que hacen posible una sociedad más justa y más humana, es nuestra intención formar a los jóvenes en un clima de apertura.

Para poder realizar esta misión es necesario que este Ideario sea conocido y aceptado por toda la Comunidad Educativa:

  • Por los Padres, con un conocimiento y una aceptación responsable de este documento.
  • Por los Profesores y personal de administración y servicios, adoptando una actitud de aceptación y respeto tal que su actuación tenga sentido y coherencia con el carácter propio del Centro.
  • Por los alumnos/as, en la medida en que su edad y madurez lo vaya permitiendo.

IDENTIDAD CATÓLICA

  1. En nuestra labor educativa, formamos a los alumnos en una concepción cristiana de la vida y del hombre, en el progreso y transmisión de la cultura y en la transformación de la sociedad, de acuerdo con el mensaje de salvación.
  2. Uno de nuestros objetivos es preparar a los alumnos/as para que puedan llegar a una adhesión personal, libre y explícita a la fe cristiana en la Iglesia. Para ello, las condiciones más idóneas para la educación de la fe son:
    • La orientación de la cultura de acuerdo con una concepción cristiana del mundo, de la vida y del hombre.
    • La programación y realización de la catequesis progresiva de la Palabra de Dios en el respeto de la libertad y del diálogo.
    • La formación de personas que puedan llegar a ser adultas en la fe.
    • El fomento del sentido de la responsabilidad apostólica.
    • La continuidad en su formación y su inserción en los grupos cristianos.
    • El cultivo de un sentido social, por la apertura a las necesidades humanas.
  3. La consecución de estos objetivos nos impulsa a favorecer la personalización de la fe por medio de:
    • El diálogo entre la fe y la cultura a través de las programaciones de las distintas materias.
    • Las clases de Religión, impartidas con la mayor calidad posible dentro del horario escolar.
    • Las prácticas religiosas en las fechas significativas del año litúrgico, dentro del horario escolar en plena libertad responsable según su edad y maduración.
    • La participación en acciones que expresen solidaridad con los más necesitados.
  4. Con el fin de animar y coordinar toda la actividad pastoral, existe en el Colegio el Departamento de Pastoral.
  5. Orientamos a nuestros alumnos/as para que, según sus aptitudes, puedan responder profesionalmente con eficacia a las necesidades de la Sociedad actual y comprometerse como cristianos en el servicio a los demás.

VALORES Y PRINCIPIOS EDUCATIVOS

  1. Nuestra acción educativa tiene como objetivo principal la educación progresiva e integral de la persona en todos sus aspectos.
  2. En una sociedad plural y cambiante, los alumnos/as deben formarse en valores como:
    • El sentido de la libertad y responsabilidad.
    • El cultivo de la interioridad.
    • El amor a la verdad.
    • La capacidad de discernimiento y de crítica.
    • El respeto mutuo.
    • El espíritu de colaboración y de servicio.
    • La alegría y la esperanza en el futuro, con un sentido solidario de todos los hombres.
  3. El esfuerzo serio y continuado en el cumplimiento del trabajo profesional y en el servicio dentro de la Comunidad Educativa. Es deber de justicia para con la sociedad y de colaboración en la obra creadora de Dios.
  4. Queremos formar personas y comunidades que trabajen por una Sociedad más justa y más fraterna. Por eso debemos favorecer:
    • El respeto a las exigencias y formas de convivencia de las personas, grupos y pueblos.
    • El diálogo.
    • La aceptación realista de la originalidad y límites de cada uno.
    • El espíritu de solidaridad.
    • La justicia.
    • El amor fraterno.
  5. Para conseguir una verdadera integración fomentaremos la comunicación cristiana de bienes, favoreciendo a los más necesitados.
  6. Formamos en los valores de igualdad, justicia y paz entre los hombres, preparando a nuestros alumnos/as para un compromiso socio-político según las diferentes y legítimas opciones, pero nos mantenemos al margen de todo partidismo político.
  7. Reconocemos y cultivamos los valores del contexto sociocultural en el que estamos encarnados, y nos integramos en la comunidad local.
  8. Los estímulos empleados en la educación siendo importantes usaremos los que impliquen favorecer la formación de la solidaridad y evitaremos los que impliquen individualismo y espíritu competitivo; los que signifiquen menosprecio o desprecio a la persona; exaltación egoísta del individuo por encima del bien común y de la dimensión social de la persona; la ridiculización de actitudes; la admisión indiscriminada de supuestos valores de la sociedad consumista y todo aquello que lleve a justificar el triunfo por encima de todo.

COMUNIDAD EDUCATIVA

A)Rasgos identificadores

  1. La construcción de la Comunidad Educativa requiere la aportación coordinada de padres, profesores, alumnos/as, personal de administración y servicios y representantes de la entidad titular.
  2. Todos se responsabilizan del buen funcionamiento de la Comunidad Educativa buscando juntos el bien común de acuerdo con los principios de este documento y participando en las actividades del Centro y en los órganos colegiados de gobierno establecidos.

B)Descripción

  1. El alumno/a del Centro es el sujeto principal de nuestra acción educadora. Todas las actividades están encaminadas a la consecución de su formación integral. Según su edad y grado de madurez, fomentaremos su implicación en la vida, actividades y órganos de participación del Centro. Constituyen deberes básicos de los alumnos/as su dedicación al estudio y su adaptación a las normas y exigencias de la convivencia.
  2. Los profesores, y en particular los profesores-tutores, desempeñan una función que tiene gran influencia educativa. De ahí se derivan exigencias de profesionalidad, competencia académica y ejemplaridad de vida. Reconocemos a los profesores el derecho al ejercicio de la libertad de cátedra dentro de los límites dados por las características específicas del nivel educativo en el que imparten su enseñanza y por el respeto al Ideario. Se integran activamente en la misión y vida del Colegio a través de su dedicación personal y de los diversos órganos de participación.
  3. Los padres son los primeros y principales responsables de la educación de sus hijos. Les corresponde el derecho de elegir el tipo de educación que desean para éstos. Deben de mantener un estrecho contacto con el Colegio. El conocimiento y aceptación del presente Ideario lleva consigo:
    • Atención a sus peticiones de formación, orientación y ayuda para poder realizar, cada vez mejor, su propia tarea de educadores en la familia.
    • La colaboración en el funcionamiento del Colegio a través de los órganos de participación.
  4. El personal de administración y servicios colabora de manera solidaria en la marcha del Centro y participa en los órganos de gobierno a través de sus representantes.
  5. La entidad titular tiene la misión de garantiza la fidelidad al espíritu propio y cumplir las funciones que le signa la legislación vigente.

C)Organos de participación

  1. En ellos están representados los estamentos de la Comunidad Educativa. Su función es promover la participación y colaboración de cuantos integran la comunidad colegial, respetando las funciones específicas de los distintos miembros. En su actuación deben de tener siempre en cuenta:
    • El carácter propio definido en este documento.
    • La calidad de la atención educativa debido a los alumnos/as.
    • Todos se comprometen a ayudarse unos a otros en su crecimiento humano y cristiano juntos en la realización leal y progresiva de los objetivos propuestos.

CONCLUSIÓN

  1. El carácter propio del Colegio “Francisco Llopis Latorre” expresa su razón de ser: La presencia y testimonio de la Iglesia a través de la Comunidad Educativa en el campo de la cultura y al servicio de la persona para abrirla a los valores humanos y penetrarla del espíritu evangélico de libertad y amor, integrándola en el proceso de humanización de la sociedad.